• Cannabis Activa Olavarria
  • Cannabis Activa Olavarria
  • Cuando despuntan los primeros rayos de sol primaverales, suena el silbato que anuncia el momento del año más esperado para algunos.
  • La temporada de cultivo en exterior es la que asegurará, para muchos, una buena despensa repleta de suculentos cogollos con los que pasar el invierno.
  • Pero precaución amigo cultivador, elegir el mejor momento adecuado para germinar tus semillas de marihuana puede marcar un antes y un después en el resultado de tu cosecha.
  • Para ayudarte a elegir el mejor momento para germinar tus semillas de marihuana hemos elaborado este post que contiene todas las claves...¡Sigue leyendo!

A veces, resulta difícil saber cuándo es el momento óptimo para hacerlo y es un error muy común dejarse llevar por la emoción del momento y precipitarse en los tiempos de germinación. A continuación, te explicamos cómo aprender a distinguir cuál es el mejor momento según la zona donde vivas. Consejos prácticos y sencillos que te permitirán elegir la mejor fecha. Vamos a ello.

Consejo nº1: controla tus ansias

Es muy común dejarse llevar por la excitación y las ganas de empezar a plantar. Es normal, llevas todo el invierno esperando este momento y ahora que ha llegado no ves la hora de comenzar. Este, precisamente, es uno de los errores más comunes cuando hablamos de cultivo en exterior, plantar antes tiempo. El clima primaveral es muy inestable y puede jugarte malas pasadas, es importante que estés atento.

No por mucho madrugar amanece más temprano

Existe la creencia popular de que si plantas antes se acelera el proceso y la cosecha se adelantará. Es falso, no por adelantarte tendrás plantas más grandes, mejores o cortarás más temprano. Conviene controlar las ganas y esperar pacientemente al mejor momento, cuando el buen tiempo se asiente.

Los cambios de temperatura pueden ser fatales para la primera etapa de la planta, está débil y sensible debido a su pequeño tamaño y, si no aseguramos una continuidad de horas de sol y buen tiempo, puede que no crezcan con el vigor necesario e incluso, pueden morir.

En el caso de las variedades autoflorecientes, si te precipitas puedes pagarlo muy caro. El ciclo de vida de este tipo de genética es muy corto y un mal comienzo pude ser terrible. Como sólo tienen dos meses y medio de vida, si durante las dos primeras semanas no hace buen tiempo la planta quedará bloqueada y para cuando llegue el sol y sea capaz de recuperar el vigor, ya será demasiado tarde.

En ambos casos, tanto con las automáticas como con las semillas de marihuana regulares o feminizadas, no te aconsejamos cometer el error de anticiparte. La diferencia de unas con otras es el ciclo vital, en el caso de las regulares o feminizadas, al tener más tiempo de desarrollo vegetativo, es decir, el periodo de crecimiento más largo (unos 3 meses) hay más margen de recuperación y ese error inicial no es tan grave.

Pongamos un ejemplo…

Imaginemos que entra el buen tiempo, de repente durante dos o tres días hace un sol apabullante. Guardas el abrigo en el armario y empiezas a sacar la ropa de verano, hay ganas de playa, de terracitas…Y te animas, sí, te vienes muy arriba y decides empezar a germinar tus semillas de marihuana, porque no hay que dejar para mañana lo que puedas hacer hoy. Y lo haces. A la semana ya tienes a tus pequeñas listas para enfrentarse al mundo, plantadas en su tiesto y en el exterior, gozando del buen tiempo. Craso error.

Todo fue un sueño, una ilusión, la estación primaveral suele jugar muy malas pasadas y a la semana siguiente llueve a cántaros. Tus plantas, que apenas han dado sus primeros pasos, se encuentran con un sustrato totalmente inundado, las pocas raíces que habían desarrollado están sumergidas en agua, las hojas no crecen y la planta se queda bloqueada. En el caso de las autoflorecientes, para cuando la planta recupera el vigor, ya es demasiado tarde, pues solo cuentan con un mes de crecimiento (empiezan a florecer a partir del día 25-28 aproximadamente) y el resultado final será un desastre. En el mejor de los casos, tendrás una planta muy pequeña que dará poca producción y de mala calidad. En el peor, morirá.

Si has sembrado feminizadas o regulares, el tiempo de crecimiento se triplica y en lugar de 4 semanas, cuentas con 12. Esto da más margen y aunque al principio haya sufrido, llega un momento en el que la planta puede recuperarse y dar el estirón. De todos modos, siempre es preferible tener en cuenta los factores climatológicos y germinar en el momento adecuado. Cuanto menos estrés y menos sufra la planta, mejor será el resultado final.

Consejo nº2: Ten en cuenta el clima de tu zona

El momento de germinar varía según la zona. Dependiendo de dónde vivas, no estaremos hablando de las mismas condiciones climáticas y por tanto la fecha también cambiará. Aunque puedes encontrar mucha información que asegura cuál es la fecha adecuada, nuestro consejo es que no te lo tomes como algo académico, observa el tiempo y asegúrate de que realmente es bueno. De todos modos, aquí van unas fechas orientativas que pueden servirte de guía:

  •  Clima mediterráneo: Las temperaturas son más suaves y en general el periodo de germinación hábil va desde el 1 de abril hasta del 30 de mayo, aunque el momento óptimo suele ser a principios de mayo.
  •  Clima no mediterráneo (continental/ atlántico/ de montaña): En este tipo de climas, se puede germinar, por lo general, del 1 de mayo al 30 de junio. El momento más recomendado suele ser a principios de junio.

Consejo nº3: Observa como empieza la temporada

Cada temporada es diferente, puede adelantarse o atrasarse. Por ejemplo, como antes hemos mencionado, en el mediterráneo por norma general el momento óptimo para germinar es a finales de abril o principios de mayo. Pero puedes encontrarte que, según el año, el calor se adelante o que suceda lo contrario, comience muy frío y el verano se alargue por los meses de septiembre-octubre. Debes estar muy atento a este tipo de variaciones para poder adaptar el ciclo de tu cultivo, posponiéndolo o adelantándolo.

Si estás empezando a cultivar y tus conocimientos sobre marihuana en particular y botánica en general son escasos, ahí va un truco: pregunta y observa. Las mismas normas que se aplican a la germinación de la planta de cannabis funcionan también con el cultivo de hortalizas en general. Así que, cuando veas a tu vecino sembrar, pon tus semillas a germinar.

Observa si los horticultores de tu localidad están empezando a llenar sus huertos con los planteles de las hortalizas de verano. Por lo general, llevan toda la vida cultivando y son expertos en observar y entender las señales meteorológicas, cuando los veas puestos en faena con los pimientos y los tomates, esa la señal, el momento ha llegado. Si no conoces a nadie que se dedique a ello, siempre puedes acudir al vivero más cercano.

Conclusión

Germina tus semillas de marihuana cuando la intensidad solar sea suficiente y prolongada, en definitiva, cuando haya buen tiempo, así de sencillo. Esto no es una ciencia exacta, no puedes guiarte por un calendario fijo e inamovible. Como antes hemos mencionado, la clave es observar el clima, estar atento a las señales e intentar capear los caprichos de la madre naturaleza. Debes cerciorarte de que el buen tiempo ha llegado para quedarse.

Asegúrate de que el sitio donde vas a desarrollar tu cultivo está orientado al sur, lo ideal sería que tu planta reciba unas 12 horas de sol diarias. Por último, te recomendamos utilizar siempre materiales profesionales de horticultura.

Ahora que ya sabes por dónde empezar, tienes una buena base para empezar esta aventura con buen pie. ¡Buena cosecha!


Te puede interesar también :

 

Fuente dinafem

© cannabisactiva - 2017